La seguridad sexual es algo de vital importancia a la hora de conseguir no contagiarnos de alguna de las muchas enfermedades de transmisión sexual...

La seguridad sexual es algo de vital importancia a la hora de conseguir no contagiarnos de alguna de las muchas enfermedades de transmisión sexual existentes. Además, no está de más que aunque los tratamientos y la atención médica nos pueden ayudar a controlar algunas de estas patologías, lo cierto es que no puede ayudar en todas ya que hay muchas que aún no tiene cura. Por ello, la prevención es el arma más fuerte que podemos tener a la hora de luchar contra todas estas enfermedades.

Está claro que la única forma de no contraer ninguna enfermedad de transmisión sexual es no mantener relaciones sexuales. Pero este es un precio muy alto que no todos están dispuestos a pagar, por lo que es necesario seguir una serie de consejos sobre seguridad sexual que nos ayude a prevenir el contagio de este tipo de enfermedades.

Para ello, lo primero que tenemos en cuenta es que debemos usar preservativo siempre que vayamos a mantener algún tipo de relación sexual ya sea vaginal, oral o anal ya que el preservativo es uno de los pocos métodos anticonceptivos que nos da una total confianza en cuestiones de seguridad sexual debido a que es uno de los pocos que previenen este tipo de enfermedades. Los métodos anticonceptivos que no son de barrera, como la píldora anticonceptiva o el dispositivo intrauterino (IUD o DIU), no brindan protección frente a las enfermedades de transmisión sexual. Los preservativos masculinos y femeninos son las opciones anticonceptivas más eficaces para prevenir las enfermedades de transmisión sexual.

Otra de las formas de mantener una correcta seguridad sexual es ser sinceros con nuestra pareja y advertirles que podemos padecer algún tipo de enfermedad sexual que podemos contagiarle ya que así nos evitaremos males mayores. Y es que no cabe duda de que cuando empezamos con una nueva pareja, lo mejor es hablar seriamente acerca de las parejas sexuales que hemos tenido anteriormente para saber si alguno de los dos puede tener riesgos de padecer alguna de las enfermedades de este tipo.

De esta forma, para tener en todo momento la mejor seguridad sexual otro de los consejos que debemos seguir para ello es el de realizarnos pruebas médicas de formas continuas para descartar que hayamos podido contagiarnos de alguna de estas enfermedades y es que no solo son enfermedades de gran envergadura como el sida sino también otras menos graves pero igual de molestas y peligrosas como la gonorrea, las clamidias o el herpes genital.

Para poder tener la mejor seguridad sexual es necesario seguir una serie de consejos básicos más allá de las precauciones propias que se deben tomar cuando se mantienen relaciones sexuales. Por ejemplo, no debemos dejar que los líquidos corporales como la sangre, el semen o fluidos vaginales, penetren en otras partes del cuerpo como el ano, la boca o la vagina ya que esto puede suponer un alto riesgo de contagio. Ni qué decir cabe que no se deben mantener relaciones sexuales cuando se tenga algún tipo de enfermedad sexual así como algún tipo de infección en la boca o en el área genital.

José